Sesión IV. Mesa B. European Cultural Heritage

II Congreso Nacional de la Sociedad Civil

 

 

CONCLUSIONES DE LA MESA

Joaquín Goyache Goñi, Rector de la Universidad Complutense de Madrid

  • Hay que defender el papel de la universidad, comienza, que considera que es la solución para unificar lo que se ha dicho anteriormente: el Humanismo, la persona, el patrimonio cultural, el europeísmo…
  • La universidad ha sido la historia de Europa. Ha habido otras universidades como en Constantinopla, pero considera que la universidad moderna es una creación europea que ha contribuido a su cohesión, vertebración y, en definitiva, a su identidad.
  • Desde algunos consorcios se está trabajando cómo será la Universidad europea del futuro, moderna, dinámica, que trabaja con transversalidad. En la Universidad Complutense existe un consorcio llamado “Una Europa” con otras instituciones como la Universidad de Berlín, la Universidad de Bolonia, la Universidad de Edimburgo, la Universidad de Cracovia, la Universidad de Lovaina y la de la Sorbona, las universidades más antiguas de Europa. Se pregunta si las sociedades civiles de estos países no habrían sido tan potentes sin la existencia de estas universidades en sus ciudades. Las universidades estructuran y cohesionan, formando buenos profesionales, pero además forman ciudadanos comprometidos y solidarios, transmitiendo los valores democráticos de las universidades públicas europeas.
  • Afirma que el patrimonio cultural también es una fuente de identidad y cohesión y hay que cuidarlo. Para ello, Una Europa ha creado un doctorado en las ocho universidades para trabajar de forma conjunta en el cuidado del patrimonio cultural.
  • Como ejemplo de la utilidad de la Universidad en nuestra época, destaca el milagro ocurrido con las vacunas contra el Covid y la velocidad en que ha sido desarrolladas, lideradas todas por profesores universitarios.
  • Respecto al idioma español, recuerda que cuando estuvo preparando su campaña para rector, le preguntaban qué era más internacional, si dar clases en inglés a estudiantes españoles, o dar clases de español a estudiantes de quince nacionalidades diferentes. Él respondía que eso era interacción, que eso era cultura, que eso era patrimonio y que debían cuidar y guardar, porque eso también lo hace Europa.

 

 

Ana Santos Aramburo, Directora de la Biblioteca Nacional de España

  • Reflexiona acerca de la cultura europea es necesario y que no se debe olvidar que el Viejo Continente se asienta en la cultura de la Grecia clásica, primordialmente, y después en la cultura romana, a la que se sigue acudiendo, como en el caso de la filosofía clásica, en libros de autoayuda dirigidos al gran público.
  • El continente europeo, continúa, ha tenido una importante influencia religiosa, tanto de la iglesia católica cristiana como del judaísmo, y con convulsiones históricas que, hasta bien entrado el siglo XIX y no empezaron las comunicaciones entendidas como viajes, el europeo no tuvo esa sensación de compartir gustos estéticos y esa cultura común.
  • Ahora no se está condicionado por las comunicaciones y la diferentes culturas que se crean en los diferentes países. Se está condicionado por una cultura plurilingüe, multirracial, multi religiosa con un elevado grado de laicismo en los estados y que debe buscar otros valores. El ser humano se sigue preocupando por las razones básicas de su existencia y sigue buscando esos interrogantes. Una sociedad que piensa, crea, aprende y comparte este aprendizaje y conocimiento de forma radicalmente distinta a cómo se hacía hace pocos años.
  • La llegada de la imprenta a mitad del siglo XV fue una gran revolución, pero lenta porque permitió que élites que sabían leer pudieran asimilar el conocimiento, sin embargo, no se extendió a la mayoría de la población que no sabía leer. Ahora es difícil asimilarlo. La rapidez, la innovación y el crecimiento imparable de que “lo que se crea, llega”, es una realidad.
  • Hay dos filósofos que han reflexionado sobre la necesidad de pensar en la cultura europea. Una es Julià Esteban y otro es Humberto Eco. A pesar de que han estudiado campos distintos, coinciden en que hay que repensar la cultura europea y cómo queremos asentar nuestras bases, no sólo para nuestra identidad común, sino para ser capaces compartir identidades dentro de un mismo continente donde el ciudadano no sólo pertenece a un país, sino que es un ciudadano europeo del siglo XXI. En esto ha ayudado el programa Erasmus, que cada vez va a haber más, con más generaciones de jóvenes que se consideren europeos. Para ellos es para los que hay que trabajar ahora.
  • Los jóvenes europeos están intentando encontrar soluciones a problemas que afectan a Europa y el mundo, desde los cuales no se pueden encontrar soluciones a corto y medio plazo pero que sí se pueden reflexionar desde la cultura. Y, por tanto, estos nuevos valores tienen que estará basados en aquello que todavía bebemos, en los valores del Humanismo, poniendo, una vez más, al ser humano en el centro de cualquier desarrollo o tecnología.
  • Los europeos jugamos con ventaja, dice, en temas relacionados con la democracia, la igualdad, el medio ambiente, la libertad, la justicia, la igualdad de oportunidades. Temas que no están resueltos pero que siguen siendo una importante amenaza, no solamente fuera de Europa, sino también en determinados lugares del continente.
  • La forma de crear cultura hoy con Internet, no sólo de acceder a ella, es radicalmente distinta a hace años. Cualquier persona puede crear esa cultura a través de la música, un videojuego, un corto, puede compartir esa cultura y participar de esa “cultura compartida” que es más rica que la de un único individuo.
  • Cómo llegar de verdad a los ciudadanos, a las personas para sentirnos europeos, y no sólo a las personas que viven en las grandes ciudades, sino también a esos que viven en núcleos pequeños y aislados de población que no ha tenido acceso a Internet u otro medio de comunicación.
  • “Cómo llegar al individuo” es el reto que tenemos ahora mismo, desde la creación hasta la persona. Sin una sociedad formada por individuos que comparten un mismo sentimiento, da igual que la cultura se promueva desde los estamentos públicos.
  • Finaliza diciendo que esta dificultad nos obliga a todos a buscar los caminos y medios para conseguirlo, y propone que desde Europa se lancen grandes retos culturales que unan a varios países en un mismo acontecimiento común, capaces de celebrar juntos la cultura europea y aquello que nos une, desde la tolerancia, el respeto al otro y sin olvidar los valores humanistas en las que el hombre es la clave y el centro del desarrollo de la sociedad, aprovechando los avances tecnológicos.

 

 

Ignacio Buqueras i Bach, Presidente de Asociación para la Difusión y Promoción del Patrimonio Mundial de España –ADIPROPE-

  • Quiere centrar su intervención en el Patrimonio Mundial reconocido por la UNESCO.
  • La entidad que preside se creó en 2018 con la voluntad de dar mejor conocimiento, valoración, difusión y promoción del Patrimonio Mundial de España. Dice que lo españoles no somos conscientes de que España es el tercer país del mundo con más patrimonio reconocido, tras Italia y China. Estamos por encima de Francia, Inglaterra o Alemania.
  • Las primeras declaraciones fueron el 2 de noviembre de 1984 con el centro histórico de Córdoba, la Alhambra y el Generalife de Granada, la catedral de Burgos de la que se celebra el octavo aniversario, el monasterio y sitio de El Escorial, el parque y palacio Güell y casa Milá de Barcelona, obras de Antonio Gaudí. Y el último ha sido el Paseo de la Luz de Madrid, una de las pocas capitales de Europa que no tenían reconocimiento por parte de la UNESCO.
  • Considera que todos tenemos la obligación de conocer mejor nuestro patrimonio. España, siendo una potencia turística, se vende en el exterior como playa y sol, pero también tenemos que vender nuestro patrimonio cultural, que es un homenaje a las generaciones que gestaron este patrimonio.
  • El patrimonio no sólo es cultural, sino también material e inmaterial. En la Comunidad Valenciana, continúa, tiene ejemplo en las fallas como patrimonio inmaterial.
  • ADIPROPE, con la sorpresa inicial de que no existía hasta el momento, editó un libro, con la ayuda de McGraw Hill, dedicado al Patrimonio español declarado por la UNESCO. Además, tiene firmados siete convenios de colaboración con entidades como Hispania Nostra, con universidades como la Universidad Politécnica de Madrid y la Universidad San Pablo CEU. Este mes se presenta el “Curso de gestión de Patrimonio” en la UPM para la titulación de profesionales en esta materia. Otros convenios firmados son, por ejemplo, con Educatio Servanda, también representada en este Congreso, y AFAMMER, la asociación de mujeres del mundo rural.
  • El año que viene se convocará el primer concurso nacional escolar para que los niños, desde la escuela, sean conscientes del valor de este patrimonio, junto a sus padres, familiares y educadores.
  • El 16 de noviembre se celebrará en el Real Casino de Madrid el “Día del Patrimonio Mundial”, motivo atractivo para proyectar este patrimonio mundial.
  • Hay otras acciones que se están realizando como el contacto con la Casa Real, que debe desarrollar un papel de singular importancia en prestigiar y proyectar nuestro patrimonio mundial; la creación de un consejo de patrimonio mundial, considera, en el que las instituciones den cabida a sectores relacionados; y el español como representante fundamental de este patrimonio con el Homenaje al Idioma Español que se celebró en 2017 en el Congreso de los Diputados y del que se editó un libro entregado a muchas personalidades como S.M. el Rey o el Papa Francisco, primer papa hispanoparlante en 500 años.
  • También se ha puesto en marcha la creación de “Embajadores Honorarios del Patrimonio Mundial de España”, cuyo primer fue Plácido Domingo este verano en el Teatro Real de Madrid. Los próximos serán el premio Nobel Mario Vargas Llosa, Rafa Nadal, Valentín Fuster y el cocinero José Andrés.
  • Por último, se ha solicitado a los escritores, profesionales del mundo del cine, del teatro, de la gastronomía y del Arte para que en sus producciones tengan muy presente la rica y relevante categoría de nuestro patrimonio.

 

 

Rafael Ripoll Navarro, Profesor Derecho Europeo, UCV Catolica «San Vicente Mártir” Of Counsel de Andersen

  • Europa es la única región del mundo donde se ha conseguido un proyecto político de integración, con sus carencias y deficiencias, de 27 estados miembros.
  • Desde antes de Cristo, hasta que se firman los primeros acuerdos de la CECA, Europa ha sido un continente en guerra sangrienta, y tras su firma, disfrutamos de los primeros setenta años de paz en nuestra historia. Incluso fuera de nuestras fronteras se han mantenido situaciones tensas como la que se ha vivido entre Grecia y Turquía o Rusia y Ucrania. En el resto del mundo persisten enfrentamientos que, sin embargo, se han conseguido resolver aquí, dentro de la Unión Europea.
  • La respuesta a esta premisa del logro de conseguir la unión del continente, a su parecer, se debe a la cultura y el pensamiento de raíz humanista y cristiana, lo que no se ha dado en otros lugares. Ha habido uniones entre pueblos, pero a golpe de martillo o tiranía, pero nuestra unión tiene un fundamento democrático. Ese sustrato, pensamiento y “culturas recíprocas” es el que hay que alimentar y sólo conviven en el Viejo Continente.
  • Como parte de este sustrato está el Humanismo, acercarnos al ser humano, que permite este valioso éxito que se debe mantener retroalimentado y constantemente vivo. Los seis ministros de exteriores que firman la CECA eran similares en sus ideologías, demócratas cristianos, como también pudieron serlo si hubieran sido socialdemócratas. No fue la ideología lo que les unió, sino sus ansias de paz, de retomar el humanismo para que esa batalla eterna de los pueblos de Europa dejara de existir. Aquellos, fueron precursores del pacifismo, en definitiva, del respeto al individuo y los derechos fundamentales.
  • La dignidad humana, decía el Papa Ratzinger, que precede a cualquier jurisdicción estatal. Ese sentido de que el individuo, alrededor del individuo y por el individuo es por lo que se quiso conseguir la paz. No para que los países no se enfrentaran, sino para que los ciudadanos, los individuos no volvieran a derramar su sangre.
  • Hoy se habla de la agenda estratégica europea en asuntos como la energía, la lucha contra el cambio climático, en temas tecnológicos en los que somos tan deficientes. Pero Europa necesita una “agenda estratégica de pensamiento”, una autonomía de pensamiento, un seguir alimentando ese pensamiento y esa cultura común, aprovechando lo que denomina “humanismo tecnológico”.
  • También se habla de la “Europa verde” desde un criterio técnico. Según Rafael Ripoll, esa Europa verde tiene que estar sustentada en la relación hombre-naturaleza.
  • Pone como ejemplo de este sustrato a alimentar, el concepto de la Euroorden. Para él, la Euroorden está basada en la confianza recíproca entre los ordenamientos jurídicos. Esta reciprocidad homologa a los países de la Unión, puesto que los países depositan su confianza en otros ordenamientos jurídicos basados en valores democráticos. Este es un ejemplo de los valores que se deben fomentar en la agenda estratégica europea, y no sólo lo tecnológico y lo comercial.
  • Europa ha conseguido una superación de criterios, una identidad conjunta a base de unir, de primar la diversidad sobre la unidad, a base de hacernos ver la riqueza que todos tenemos.
  • No quiere basarse sólo en el avance técnico que se pueda reportar con la globalización. Piensa que debemos hacerlo por el enriquecimiento mutuo con otras sociedades, exportando diversidad y unidad en la que consiste la actual Unión Europea. No construir la Unión gracias a enemigos exteriores, porque eso es débil y, cuando se debilite o desaparezca ese enemigo exterior, se debilita consecuentemente el sentimiento europeo. Incluso el enemigo exterior puede ser positivo, continúa, como la Guerra Fría o el Covid, con los que nos sentimos más arropados y unidos entre nosotros. Cuando hay unidad de verdad en un colectivo, en la familia, en un consejo de dirección, es porque existe sin estar provocada por un factor externo.
  • Termina con la reflexión de que en Europa sólo hay dos tipos de países, países pequeños y países que todavía no saben que son pequeños, y que el conjunto de la Unión es también un colectivo pequeño. El Presidente Prodi lo llamaba “unión de minorías”, con una mentalidad modesta y humanista, con la que cree que se debe seguir creciendo dentro del conjunto de la Unión y hacia afuera.
  • Una propuesta para llegar a la sociedad sería una asignatura troncal en el bachiller español para difundir el modo de vida europeo, la democracia, la convivencia, el compartir, la suma… En este sentido, Ortega escribio que “Europa es el único continente con contenido”, y ese contenido sería el curriculum de la asignatura.
  • Una Europa, no relacionada exclusivamente con los brillantes éxitos económicos como la moneda y el mercado único, si no relacionada con ese sustrato, esa cultura común, ese patrimonio cultural que nos ha permitido llegar a estos setenta años de paz.
  • Por último, dice que los fondos europeos con los que se financian las infraestructuras y otros proyectos, no son clave identificativa como ciudadanos europeos. Los fondos europeos no alimentan la mentalidad conjunta de sentirnos europeos en base a este sustrato humanista. Cualquier joven de Erasmus o Leonardo, conviviendo, trabajando, compartiendo identidad y vida, ha generado más mentalidad europea que los jóvenes que no han tenido esa oportunidad y transitan por las carreteras europeas, financiadas por Europa. La llegada de esos 70.000 M de € de fondos europeos generará cosas positivas, pero no de las que se está hablando en esta mesa.
  • La Unión tiene carencias como elemento vivo y flexible, pero andando se hace el camino, parafraseando a Antonio Machado. Ortega también dijo que “Europa no es posada sino camino”, coincidiendo con Machado, y es este camino, este proyecto vivo, en el que siempre hay algo que mejorar, un tratado más que llevar a cabo, concluyendo con que “Europa es el camino”.

 

 

Rafael Ansón Oliart, Presidente de la Academia Iberoamericana de Gastronomía. Presidente de Honor de la Academia Internacional de Gastronomía

  • Si se quiere construir Europa y que la sociedad civil tenga protagonismo, la base tiene que ser cultural.
  • Reivindica la gastronomía explicando cómo la palabra cultura se utilizó primero, no para referirse al ballet, la ópera o la escultura, sino para la agricultura, ya que durante miles de años la “creación” de alimentos y su cocinado fue la única actividad cultural del ser humano.
  • Al igual que la Unión Europea, Rafael Ansón ha constituido en Lisboa la “comunidad europea del turismo y la gastronomía” que, unida a la próxima creación de la “comunidad iberoamericana del turismo la gastronomía”, equilibrará la influencia de Asia y China en este ámbito.
  • Destaca que el europeo debe sentirse orgulloso de que Europa tenga la primera cultura gastronómica del mundo y, del mismo modo, que seamos también el primer destino turístico.
  • Pero para fortalecer los lazos de unión creados por el turismo y la gastronomía, y por ende de las sociedades civiles que se encuentran detrás, continúa diciendo que debe completarse con la capacidad de comunicar los valores y aspectos de estas sociedades. “Todo lo que no esté en una pantalla, no existe”, viene a resumir.
  • Para ello se precisa una “CNN europea” o “CNN iberoamericana”, como denomina el medio de comunicación ideal para este propósito, con poca estructura como los programas de YouTube y financiada con publicidad anticipada, independiente de subvenciones y gobiernos.
  • Al igual que la CECA fue el inicio de la Unión, es momento de hacer la comunidad europea de la gastronomía y el turismo, que nos hará más felices que el carbón y el acero.

 

 

Juan González Barba, Secretario de Estado para la Unión Europea

  • Empieza por dar importancia a la sociedad civil ya que, en España y en Europa, la gobernanza de nuestras sociedades es un elemento fundamental, también a través de la promoción del patrimonio cultural que adquiere importancia dentro del debate europeo.
  • Existe una nueva “Agenda creativa europea”, que se lanzó en 2018, con 2.200 M de € de presupuesto que pretende realzar el poder de la cultura y el patrimonio como un vínculo de cohesión de las sociedades europeas. Comenta que en la raíz de la cultura está la creatividad, que es una cualidad esencial para otras facetas humanas en el contexto europeo como es la innovación, por ejemplo. Como tercera finalidad de esta agenda creativa europea, se pretenden fomentar las relaciones internacionales culturales de Europa con el resto de los pueblos.
  • Finalmente, se refiere al proyecto cultural “Nuevo Bauhaus” y que ha tenido una gran repercusión entre los profesionales, diseñadores, planificadores urbanos y arquitectos. Este proyecto marcará un sello europeo caracterizado por la sostenibilidad, la armonía entre los distintos espacios, y un arte y una cultura al servicio de los ciudadanos, con la que se puedan identificar plenamente, teniendo en cuenta la diversidad de los territorios que integran el proyecto europeo.

 

VISUALIZA LA MESA COMPLETA

Sociedad Civil Ahora

La Asociación Sociedad Civil Ahora es una entidad constituida en 2018, que integra a un amplio conjunto de organizaciones e instituciones de reflexión, pensamiento y acción de la sociedad civil en torno a un proyecto común de mejora y renovación de España. Su misión es la de colaborar de manera leal, comprometida y responsable con los poderes públicos, las principales fuerzas políticas y el conjunto de la ciudadanía en el análisis, valoración y propuesta sobre cuestiones que afectan al bien común y al interés general de España.

No Comments

Post a Comment